Carta a una maestra

Publicada en Publicada en Blog
Fotógrafa: Luana Fischer Ferreira (Banco de imágenes INTEF)

Estimada maestra,

Te escribimos esta carta para hacerte partícipe de unas ideas que nos rondan desde hace algunas semanas, desde que nuestro hijo nos demanda que firmemos los exámenes que ha hecho. Ya hemos firmado tres, pero nos gustaría compartir nuestra inquietud.

Nos preocupa que nuestro hijo y el resto de niños y niñas vean en este proceso de examinarse un cambio en el valor de aprender. Nuestro hijo disfruta con lo que hace, pero el deseo de aprender fácilmente deja su lugar al condicionamiento por la calificación.

También nos preocupa desaprovecharte como maestra de nuestro hijo. Cuando se pone demasiado énfasis en el control del aprendizaje se desvirtúa el proceso educativo, y se pierde lo más valioso de todo: la relación en igualdad (aunque con evidentes diferencias en los papeles y la responsabilidad) entre tú como maestra y nuestros hijos e hijas para acompañarlos en la tarea de descubrir el mundo. Sabemos de tu valor como maestra, y de tu capacidad para conectar con ellos, y sería una pena que los continuos exámenes desvíen la mirada de lo importante: ayudarles a aprender, sin que esto signifique que tengan que compararse con estándares ni con otros compañeros y compañeras. En edades tan tempranas no es necesario que los niños sean examinados, mucho menos de forma tan continuada.

Pero más allá de lo que acabamos de contarte, hay una cuesión que se superpone a todas ellas: el sobresaliente que hoy trae nuestro hijo no es mérito, ni el suspenso de algún compañero es demérito. Es, en ambos casos, una alegría que estén aprendiendo, y especialmente que lo hagan juntos. Ojalá nuestro hijo pueda seguir aprendiendo tanto contigo, sin que eso signifique que pueda pensar que vale más que nadie; y que cualquiera de sus amigas o amigos no se sienta jamás por debajo de él. Porque todos tenemos unas capacidades que celebrar, estimular y disfrutar, algo que está necesariamente alejado del acto de medir.

Muchas gracias por tu buen hacer, y perdona nuestras inquietudes, que como padres no sabemos remediar. Un abrazo

 

Profesor de Teoría de la Educación en la Universidad de Málaga (España). Interesado en la experiencia de exclusión e inclusión educativa de personas situadas en los márgenes, especialmente desde la discapacidad y la desventaja sociocultural. Empeñado en que la escuela sea un lugar donde todas las personas podamos crear sentido.
Comparte:

2 comentarios en “Carta a una maestra

  1. Tal cual! La evaluación es un proceso y va tomada de la mano de las planificaciones pero se deforma cuando se lo pone como única herramienta de valorar los aprendizajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *