Injusticias escolares que esconden absurdos

Publicada en Publicada en Blog
Fuente: Bessi, www.pixabay.com
Fuente: Bessi, www.pixabay.com

 

Hace algún tiempo, una madre me escribió compartiendo conmigo una injusticia que había vivido, haciéndome llegar su inquietud y consultando una respuesta. Hoy, con su autorización, la comparto por si a alguien más pudiera servir para pensar lo absurdo de algunas concepciones y prácticas que todavía dominan muchas escuelas.

 

“Tengo un niño de seis años con autismo no verbal, que empieza ahora a hablar algo, en primero de Primaria. Está pendiente de las pruebas de altas capacidades. Está por encima del curriculum de primero y hoy en una reunión me dijeron que suspende lengua y lingua (lengua gallega) porque no puede verbalizar. Pero lee, escribe y tiene una perfecta comprensión lectora.

No me pareció justo, la verdad, pero lo peor es que quieren hacerle una ACI (Adaptación Curricular Individualizada) para la segunda evaluación. Para mí no tiene sentido cuando cumple sobradamente el curriculum; se la hacen porque no habla. Yo no estoy de acuerdo, pero ellos dicen que ahora por ley es así. ¿No sería lo más lógico que le adaptasen la evaluación?”

Evidentemente se trata de una injusticia, además de un absurdo. Entonces, ¿una persona que no pueda hablar suspendería toda su vida Lengua? ¿Una persona que no pueda caminar estaría condenada a suspender siempre Educación Física? Tres reflexiones nacen de esta situación.

La primera es que a pesar de que en este caso el niño cumple con lo que mayoritariamente se entiende que debe saberse (los contenidos, aunque esta creencia sea errónea), no debería ser así. En la educación obligatoria los niños y niñas no deberían tener que demostrar nada, porque el derecho a la educación no hay que merecerlo (de ahí que sea un derecho). Es decir, que en cualquier caso, el niño tiene derecho a aprobar.

La segunda cuestión es que aprender la suma, por ejemplo, no es lo mismo que la suma.  Lo primero se refiere al proceso de construcción de esquemas referentes a esa operación matemática, que tienen que conectarse con los esquemas previos para que el aprendizaje sea consistente y útil. La segunda se refiere a la operación matemática, independientemente de nosotros. Pues bien, en las escuelas nos dedicamos a lo primero, y en los Centros de Investigación Matemática se dedican a lo segundo. Nos interesa la construcción de los niños y las niñas, que necesariamente tienen que pasar por el error y la imperfección. Pensar asignaturas escolares en términos de contenidos abstractos, impersonales y descontextualizados no es el llamado de la escuela. Lo que las instituciones educativas hacemos es conectar a las personas concretas e imperfectas que tenemos delante con el mundo a través de la matemática, la lengua, el ejercicio físico… Sí, de las matemáticas aunque seas un desastre con los números; de la lengua aunque te cueste horrores armar oraciones correctamente; del ejercicio aunque tus piernas no se muevan. Porque se trata de estimular esa inteligencia lógico-matemática, esa  inteligencia lingüística, esa inteligencia cinestésico-corporal… ¡Esa concreta! Porque se trata de educar ese cuerpo, naturalmente, para vivir en el mundo.

La última reflexión que hago se refiere a las adaptaciones curriculares individualizadas (ACIs), que son de hecho mayoritariamente significativas. Por una parte, se centran solo en el niño, como si el problema fuera suyo, lo cual desarticula cualquier comprensión sistémica y social de esa realidad educativa (convirtiéndola en biológica e individual). Por otra parte, y esto es lo más increíble, este niño sólo necesitaba que modificasen cómo recoger la información para conocer y reconocer sus progresos. Y eso es, sencillamente, un cambio no significativo. Absurdo.

 

Profesor de Teoría de la Educación en la Universidad de Málaga (España). Interesado en la experiencia de exclusión e inclusión educativa de personas situadas en los márgenes, especialmente desde la discapacidad y la desventaja sociocultural. Empeñado en que la escuela sea un lugar donde todas las personas podamos crear sentido.
Comparte:

14 comentarios en “Injusticias escolares que esconden absurdos

  1. Ignacio, durante los últimos años de mi educación universitaria fui incapaz de escribir a mano, el caso inverso. Aprendí a expresar mejor mis ideas oralmente, hasta que existieron los dispositivos que me permitieron volver a escribir. A ningún profesor se le ocurrió que eso fuera grave. Inversamente, me perdí aprender a leer música en la escuela porque a nadie se le ocurrió adaptarla a mí.

  2. Y que hacemos ?
    Ellos se basan en “la ley dice …”
    Y todavía nadie me dice en que artículos pone esas conclusiones
    Mi hija tiene TGD sin especificar, esta en 3° ESO y le quitan ahora el apoyo en los exámenes, según ellos para que este en igualdad de condiciones que sus compañeros . Como estamos en contra nos tratan como que no le queremos dar autonomía a nuestra hija.

    1. Pues yo creo que vas bien orientada. Solicita dónde aparece legislado lo que dicen. Y devuelve siempre una mirada diferente a lo que se plantea, para que pueda entrar en una lógica diferente: lo individual como social, lo biológico como cultural, lo raro como lógico en las diferencias humanas, la decisión técnica como relación humana… Un saludo y mucho ánimo!

  3. mi hijo de 4 años está en proceso de diagnóstico de síndrome de asperger y en su colegio intentaron que lo retiraremos, la coordinadora de preescolar, dos psicólogas y la profesora se reúnen con mi esposo y le “recomiendan” desescolarizarlo. Pero ellas no contaban con que ya estábamos listos para la guerra. ellas las pobres sin argumentos válidos rechazando a un niñoque además de ser muy inteligente,no presenta ningún episodio de violencia. y nosotros preparadisimos. Les hice saber que tenemos la disposición de iniciar una batalla legal e inmediatamente se retractaron y se disculparon. es muy difícil encontrar un nuevo colegio, por que nuestro niño no tolera muy bien los cambios y no ha querido hablar en las entrevistas, dice que ya tiene su colegio y que no quiere cambiar de uniforme ni de amigos, así que se queda allí y si no les gusta que se vallan ellas, el próximo año asistirá con una sombra y esperemos que se capaciten para entender el asperger o se preparen para enfrentarse a una familia que protege y ama a su integrante y está dispuesta a batallar para garantizar sus derechos y es antibullyng

  4. ¿Qué está pasando con la educación?
    Se han inventado un montón de protocolos con siglas que hemos de aprender constantemente, ¿para qué?
    ¿Eso es dar calidad a la enseñanza?
    ¿Alguien me puede explicar?
    Ignacio estoy totalmente de acuerdo contigo!

  5. Actualmente la escuela aparece como un sistema repetitivo, sin embargo, nadie es igual a otro, los seres humanos somos irrepetibles… Cada uno con su mente y sus sentimientos… El maestro debe darse cuenta de ello… Eso es más importante que cualquier otra cosa

  6. Así es Nacho, cuanta indiferencia hay frente a lo que creemos que no nos afecta y cuantos absurdos escondidos por ahí en la costumbre. Gracias porque tus post siempre me dejan reflexionando sobre mis acciones.

  7. Nacho… pienso que mientras las prioridades de los sistemas educativos estén puestas en “probar” las habilidades, capacidades, conocimiento e inteligencia de los estudiantes a través de un número para entonces otorgar recursos a tal o cual escuela o evaluar a un profesor que es medido por las calificaciones de sus estudiantes, la educación mantendrá a nuestros chicos en este ridiculo sistema que nos quiere estandarizar a todos a cómo de lugar, como si tus neuronas y las mías fueran idénticas a las del resto de los llamados “normales”… Excelente artículo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *