Detenernos en nuestra humanidad

Antítesis

Hablar de educación es detenernos en nuestra humanidad: en los lenguajes genuinos de quienes desean que la persona sea y se desarrolle singularmente. Nadie es igual a nadie. Nadie puede serlo.

Texto: Ignacio Calderón Almendros

Fuente: Entrevista en el Programa «De dentro a fóra»

Comparte: